Los cuentos del conejo

Y otros cuentos de la gente albina de Mozambique

portadaCuentoConejo.jpg

Tener la piel blanca como la luna en África no es fácil. Considerados fantasmas, espíritus de los ancestros que viven en el reino de los muertos y que, por obra de hechicería, permanecen entre los vivos, o hijos de la luna o de las estrellas, los albinos sufren todo tipo de exclusión. En algunos países los ocultan o hacen desaparecer al recién nacido albino. En otros países son secuestrados, mutilados (pues se cree que algunas partes de su cuerpo son amuletos que dan buena suerte) y sus restos vendidos a los traficantes de órganos. Nada queda de ellos tras su muerte. Todo se vende con total impunidad porque no son considerados seres humanos.

Por estas razones, sentimos la necesidad de sentarnos a escucharles y darles voz. Escuchamos e imaginamos con ellos los personajes de sus cuentos, los mismos cuentos que los que escucha cualquier niño o niña de Mozambique.

29 cuentos, contados por albinos y por la gente que los rodea, e ilustrados por los niños y niñas de Mozambique componen este libro que tiene por objeto darles voz, hacerlos visibles y, sobre todo, mostrar que no son hijos de las estrellas ni de la luna, que no son espíritus sino personas, porque lo que nos caracteriza como seres humanos es el humor y la capacidad de fabular, eso que llamamos literatura.

Este es un ejemplo de los archivos sonoros de los cuentos que recogió Ana Cristina Herreros de la gente albina que conoció en la Casa de las Mercedarias de la Caridad en T3, Matola, que visitó en el verano de 2017 y 2018.

El conejo y el Macaco - Eduardo Afonso Cuna
00:00 / 00:00

Escrito por Ana C. Herreros

Ilustrado por Daniel Tornero

Prólogo de Alejandro Palomas

Colección: Serie Negra

Tamaño: 29 x 22,50 cm

Páginas: 112 

Encuadernación: Cartoné

(29 cuentos  y 39 ilustraciones)

ISBN: 978.84.945888.8.4

  (Precio sin IVA 23,56€)

P.V.P. 24,50€ 

Proyectos en Mozambique

Consideramos que el pueblo que nos ha contado sus cuentos es también autor y destinaremos el porcentaje correspondiente a un proyecto que trabaje en favor de los albinos.

 

UNA MÁQUINA PARA COSER LA ESPERANZA

Ya se han recogido en los centros de mayores de Chamberí 30 máquinas de coser que hemos enviado en un contenedor a Matola, Mozambique, a la casa de las mercenarias de la caridad. 

El centro se abrió el 26 de abril de 2017. Su objetivo es luchar por los derechos de las personas albinas, tratando de librarles del cáncer de piel y luchando por su integración social. Se sostiene con el esfuerzo de todos con pequeños trabajos que van saliendo y con la ayuda de África Directo.

Esperan que el taller de costura les ayude con la financiación del centro. Atienden a más de 300 personas albinas a las que se forma en cómo cuidarse y se les proporcionan cremas protectoras. En breve empezará la consulta de dermatología para la detección y tratamiento de lesiones precancerosas.

Además se lleva a cabo un intenso trabajo comunitario de divulgación y sensibilización que trata de poner en valor a las personas albinas. Y tienen talleres de formación: informática, costura, cocina, y artes. Atienden y acompañan a las personas con albinismo y a sus familiares. Con la ayuda de Visión sin fronteras les proporcionan gafas graduadas.

El centro está dirigido por el Hermano Alexandre Howana (mozambiqueño) y por la hermana mercedaria Fátima Liberal (angoleña). Cuentan con apoyos puntuales de la ONG portuguesa Missao Kanimambo, con quienes comparten objetivos.

Allí la gente albina aprenderá a coser y coserá todo lo que necesiten para su uso y para venderlo y obtener un poco de dinero con el que vivir. También coserán libros de tela con sus cuentos tradicionales que traeremos a Madrid y venderemos para ayudar al sostenimiento de la población albina. Hemos enviado, además de las máquinas de coser, material de costura, en muchos casos guardados por las mujeres y que pertenecían a ropa que ellas o su familia ha llevado, cosas que aquí no sirven pero que no se han tirado por su valor emocional y ahora van a recuperar su utilidad, al tiempo que van a simbolizar el afecto o la implicación de unas mujeres con el destino de otras.

Las personas con albinismo tienen siempre, en mayor o menor grado, baja visión. Sin ayudas, esta dificultad con frecuencia se traduce en abandono escolar, baja preparación y pocas posibilidades de encontrar empleo porque, a lo dicho, se añade su incapacidad para estar bajo el sol africano, causa de cáncer de piel y de que su esperanza de vida ronde los 30 años. Por eso, encontrar una actividad laboral que les permita dejar de ser dependientes es un reto. 

La doble discriminación, por su condición de mujeres y albinas, sume con frecuencia a estas mujeres en un sufrimiento en soledad. Por eso, queremos ir más allá y que las mujeres albinas encuentren alguien para quienes sean importantes entre la gente mayor de nuestra ciudad, y queremos empezar por Chamberí, por las mujeres mayores que han donado sus máquinas, su pasado, su historia.

Nos proponemos recoger la historia (sonora y visual) de las mujeres que nos han donado sus máquinas:

  • ¿Quiénes fueron las mujeres que cosieron en esa máquina? 

  • ¿Qué se cosía? 

  • ¿Cómo llegó la máquina hasta la donante? 

  • ¿Qué significó la máquina para esta mujer y por qué le ha costado desprenderse? 

  • ¿Por qué ha dado el paso de donar su máquina y vincularse a otra mujer que no conoce de nada?

 

También queremos recoger las historias de las mujeres que van a coser en las máquinas donadas:

  • ¿Quiénes son? 

  • ¿Cómo es su vida? 

  • ¿Cómo llegaron al centro de Matola? 

  • ¿Qué van a coser? 

  • ¿Qué va a suponer la máquina en su vida? 

  • ¿Qué creen que pueden hacer por las mujeres mayores que les han donado las máquinas?

Creemos que es importante mostrar la importancia de poder implicarse en el devenir de personas aún sin conocerlas, asumiendo compromisos que si bien darán más sentido a su vida, buscarán un mundo mejor. Y creemos que en este caso, tiene más sentido hacerlo trabajando con mujeres porque han sido ellas, especialmente desde los ecofeminismos, las primeras en alertarnos sobre el desarrollismo a toda cosa y en alzar su voz contra la explotación de las mujeres y de la naturaleza, viendo una íntima relación entre éstas.

Queremos unir a las mujeres de uno y otro continente a golpe de puntadas para que ninguna de ellas vuelva a decir jamás: necesito sentir que le importo a alguien.

28 de mayo de 2020 

Con la llegada del Coronavirus, las casas de acogida y el taller de costura donde los albinos encontraban una opción para trabajar tuvieron que cerrarse. Ahora, con el comienzo del desconfinamiento, las asociaciones con las que colaboramos necesitan volver a trabajar, los albinos necesitan volver a sentirse seguros, necesitamos reactivar los proyectos en los que ya veníamos colaborando, por lo que hemos aprovechado para realizar la donación de los porcentajes de la venta de los libros y de los textiles. 

Queremos que esto sea lo mas trasparente posible, por lo que a continuación os detallamos la liquidación que hemos realizado y os adjuntamos el justificante de la donación. 

Liquidación: 

Textiles vendidos en las ferias de Navidad 2019: 208,92€ 

Textiles vendidos hasta hoy, 28 de mayo de 2020: 487,80€

Donaciones en efectivo: 20€ 

117 libros vendidos gracias a nuestros amigos de Canarias (al 20% del PVP): 552,20€ 

445 libros vendidos hasta hoy (al 4% del PVP): 418,30€ 

TOTAL: 1687,22€ 

Nuestro viaje a Mozambique

En septiembre del 2017 y en agosto de 2018 fuimos a los lugares donde los albinos acuden a recoger las gafas o las cremas solares que algunas ONGs traen para ellos desde Europa. También estuvimos escuchando a sus familiares, a los maestros que trabajan en sus escuelas, nos contaron cómo viven, cómo sienten la exclusión, y también nos contaron cuentos.

Escuchamos e imaginamos con ellos los personajes de sus cuentos, los cuentos que cuentan o que escuchan los albinos, los mismo que los que escucha cualquier niño o niña de Mozambique. Daniel Tornero realizó con niños y niñas con albinismo y sin albinismo talleres de ilustración donde los artistas pequeños pudieron recortar cartones que encontramos en la calle pintados de blanco, y hacer las ilustraciones que componen el libro que hicimos con sus cuentos. 29 cuentos, contados por albinos y por la gente que los rodea, e ilustrados por los niños y niñas de Mozambique componen este libro que tiene por objeto darles voz, hacerlos visibles y, sobre todo, mostrar que no son hijos de las estrellas ni de la luna, que no son espíritus sino personas, porque lo que nos caracteriza como seres humanos es el humor y la capacidad de fabular, eso que llamamos literatura.

Y ellos también tienen literatura, oral como la de los miles de millones de personas que viven en África y que hablan más de dos mil lenguas que suenan en este continente, que no se escriben, pero que no por ello dejan de tener literatura. Literatura oral, la literatura de los que no tienen voz, de los excluidos, de los que no tienen arte sino artesanía de los que no tienen religiones sino supersticiones, de los que no tienen literatura sino folclore, que valen menos que la bala que los mata o el machete que los amputa. Es así, a través de la literatura y de la pintura, como queremos mostrar la humanidad de esta gente negra de piel blanca, que tantas dificultades tienen por ser distintos.

PRENSA

 

Reseña en Nadies sobre Los Cuentos del conejo

De cómo un libro puede ser mucho más que un libro: aquí,

ayuda a mostrar humana a una gente que lo necesita, como

son los albinos de Mozambique.

Artículo en El País

Desde El País escriben este artículo en el cual inciden especialmente

en la relación del proyecto editorial que rodea a este libro con la

desinteresada donación de máquinas de coser tratada sobre estas líneas. 

 

Reseña en la revista on-line YellowBreak

Sumérgete en esta reseña y comprenderás mejor por qué Los cuentos del conejo es mucho más que un libro (y una simple máquina de coser, mucho más que una simple máquina de coser).

Artículo en la web literaria Todoliteratura

En este interesante artículo podréis obtener más información sobre nuestro

libro y el pequeño universo que lo rodea, su contenido y su necesaria causa.

Artículo en la sección cultural de La Tribuna de Toledo

...porque la gente albina de Mozambique, quiere dejar de ser considerada 

como hijos de la Luna. con todo lo que ello ha supuesto para ellos.

Información en Noticias del Ayuntamiento de Madrid

Texto e imágenes que nos arrojan más luz sobre el proyecto "Una máquina

para coser la esperanza".

Artículo en el Diario de León

 

Desde el Diario de León se hacen eco de nuestro libro y de cómo surgió la idea,

fue cogiendo forma, cómo se recogieron los cuentos, etc. Especial mención se

merece la galería fotográfica del artículo, sobre los verdaderos protagonistas del

libro: la gente albina de Mozambique.

...y no te pierdas las siguientes entrevistas de radio para saber más cosas de Los cuentos del conejo:

 

 

El 20 de diciembre de 2018 en el especial regalos de El País, edición en papel, aparece nuestro libro en el número 19 

 

 

navies-historias-350-logo.jpg
promo_og_planeta_futuro.png
cabecera_yb2-1.png
diariodeleon.jpg
CabeceraTTO.png
imagen_control_ser_castilla_la_mancha.jp
logotiporne.png
4011451734001_XXL.jpg
El Pais 20_12_2018.png
todoliteratura.jpg
Ana Cristina Herreros

Ana C. Herreros

Nació en León y su abuela callaba cuentos. Así que pronto aprendió a escuchar el silencio y a querer a los que no tienen voz, a los que no cuentan.

Tanto que, años después y ya emigrante en Madrid, se puso a hacer una tesis doctoral sobre la literatura de los que ni escriben ni leen. Y así, investigando en la tradición oral, fue a dar en 1992 con la narración oral. Y empezó a contar, y desde hace más de veinte años no calla. Luego, la voz se le llenó de tinta y comenzó a escribir. La han traducido al catalán, al francés y al mexicano. Ha hecho hablar a un autista, sentarse a oír su conferencia a una princesa y 16 bebés de 6 meses prefirieron escuchar sus cuentos a tomarse el biberón. Ay, si su abuela levantara la cabeza...

Con Libros de las Malas Compañías también ha publicado los siguientes títulos:

Paporco_cubierta.jpg
PortadaYimulimu_castellano-2.jpg
PortadaCuentoSelva-2.jpg
cubierta NB.png
Daniel Tornero

Daniel Tornero

 

Es ilustrador, narrador y docente, pero sobre todo es narrador. Cuenta desde el siglo pasado con el colectivo escénico Jamacuco, y le gusta tanto contar que se ha pasado de la voz al papel. Ahora también pinta el universo paralelo de los cuentos a golpe de lápiz de colores y pincel de pelo de párvulo. Sea como narrador o sea como dibujante, lo importante es que sigue contando.

Como ilustrador, trabaja desde enero de 2012 en la Revista de Ipad DON, y desde mayo de 2014 es el director de arte, diseñador e ilustrador de la editorial Libros de las Malas Compañías. Ya tiene un libro publicado, La mujer esqueleto, que ha quedado finalista de los Premios Extraordinarios de Artes Plásticas y diseño de la Comunidad Autónoma de Madrid. También ha recibido la Mención de honor en los XII premios Audiovisuales de la dirección general de igualdad.

Con Libros de las Malas Compañías también ha ilustrado los siguientes títulos:

PortadaCuentoSelva-2.jpg
PortadaYimulimu_castellano-2.jpg
CubiertaRNP.jpg